Revista nº 924
ISSN 1885-6039

Vegueta y Triana: dos formas de entender la ciudad.

Jueves, 08 de Noviembre de 2012
Es todo tuyo
Publicado en el número 443

Para los que viven en Las Palmas de Gran Canaria, los conjuntos históricos de Vegueta y Triana conforman dos entidades bien diferenciadas, separadas por la frontera que supone el barranco Guiniguada.

 

Pero de lo que muchos no se percatan es de que esa frontera es más que puramente física, y se remonta a los mismísimos orígenes de la ciudad de Las Palmas, fundada en el entorno de la actual plaza de San Antonio Abad el 24 de junio de 1478 a partir del llamado Real de Las Palmas, un campamento militar desde el que se lanzó la conquista definitiva de la isla para su incorporación a la Corona de Castilla.

 

Vegueta debe su nombre a las vegas cultivables que se extendían en torno al Real de Las Palmas. Una vez finalizada la Conquista, su papel como núcleo militar evolucionó rápidamente hacia núcleo del poder civil y religioso. En Vegueta se asentaron las principales instituciones de gobierno del nuevo territorio castellano: Cabildo, Real Audiencia y Sede Episcopal. Asimismo, las principales familias llegadas desde el continente europeo, una suerte de nueva nobleza, también se organizaron en torno a estas instituciones, configurando Vegueta como un barrio de residencia señorial y de actividad administrativa a partes iguales.

 

Pero desde el comienzo, Triana fue “otra cosa”. Con casi total seguridad, la denominación de esta parte de la ciudad se deba a los colonizadores que, procedentes de Sevilla, vieron en el Guiniguada un remedo del río Guadalquivir, que separaba a la señorial Sevilla de la populosa Triana.

 

 

Sigue leyendo aquí.

 

 

Foto: Triana en torno a 1915-1920 (Fondo: Fedac)

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios