Revista nº 801
ISSN 1885-6039

Manuel Reyes, párroco de Teror: La Virgen estará en la puerta esperando a todos sus hijos.

Domingo, 07 de Septiembre de 2008
Infonortedigital/ Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 225

Con motivo de la Festividad de la Virgen del Pino, Infonortedigital con la colaboración de BienMeSabe.org entrevista al Cura párroco de Teror, Manuel Reyes. Con él hablamos de las fiestas, de sus vivencias como párraco y de la inmensa devoción que en Gran Canaria hay por la Virgen del Pino.


P- Estamos ya en los Días Grandes de las Fiestas del Pino, con la Villa Mariana acogiendo a miles de peregrinos. ¿Cómo se están viviendo desde la parroquia, estos días que culminarán con la festividad principal el 8 de septiembre?
R- Los estamos viviendo con muchísima ilusión. Estos han sido, sobre todo, días de preparación de los actos litúrgicos y ahora ya estamos dispuestos a acoger, desde este domingo, a todos los hijos de Gran Canaria que se trasladarán hasta Teror a estar con la Virgen.


P- Teror vuelve a ser el centro de la isla con la llegada de miles de peregrinos, que vienen sobre todo a ver a la Virgen.
R. Efectivamente. Desde la semana antes de la Fiestas se nota la afluencia de peregrinos que se incrementará tanto este domingo como el lunes, pero no solo es con motivo de las Fiestas mayores cuando se nota la llegada de muchísimos grancanarios, ya que a lo largo de todo el mes de septiembre, la afluencia es masiva, lo que da idea de cómo se quiere en Gran Canaria a la Virgen del Pino.


P- Usted lleva ya algunos años como párroco de Teror, por lo que ya tiene experiencia en unas fiestas de tanta importancia como tiene la de la Virgen del Pino. A nivel personal, ¿cómo la esta viviendo?
R- Ya llevo tres años al frente de la Parroquia, y aunque la ilusión de la primera vez fue algo muy intenso que se ha ido sosegando con el paso del tiempo, sí le puedo decir que las vivo con el corazón, sobre todo en lo que se refiere a la acogida de los peregrinos que nos visitan. Ver a tanta gente que hace el camino, que peregrina para estar con la Virgen del Pino, te hace sacar lo mejor para acogerlos como se merecen. Para mí, esa acogida a los peregrinos es fundamental en las Fiestas.


P- ¿Impone esa devoción mariana que se vive en la isla, cuando uno está al frente de la parroquia de Teror?
R- Impone y es motivo de una intensa alegría personal vivir en primera línea esa devoción mariana. Es también una gran responsabilidad ya que creo que lo importante es mantener ese contacto con la gente que llega de todas partes de la isla, porque el vivir con ellos esta experiencia religiosa es algo grandioso, por lo que intentamos que ellos sientan que están en su casa.




P- Usted es un hombre del norte, al frente de una parroquia como es la de Teror. ¿Sigue sintiendo ese arraigo con respecto a la comarca en la que nació?
R- Nací en el norte, concretamente en la ciudad de Gáldar, y creo que siempre seré un hijo del norte de Gran Canaria. Dejé mi pueblo para ir al Seminario, pero siempre he estado vinculado con la comarca. De hecho, pasé 18 años como cura de La Aldea y de allí vine a Teror, por lo que el arraigo se mantiene.


P- Ya que nombra su paso por La Aldea de San Nicolás, hay que recordar que, en estos días, La Aldea vive sus Fiestas Patronales. ¿Siente añoranza de ese tiempo festivo pasado en La Aldea?
R- Le confieso que en cierta forma tengo el corazón partido, ya que las Fiestas del Pino y las de San Nicolás son paralelas, y claro que a nivel personal tengo muchos recuerdos de las fiestas que compartí con el pueblo aldeano. Le puedo decir que en Teror el engalanamiento de las calles y los primeros voladores coinciden con el inicio de las Fiestas de La Aldea, y siempre tengo un momento, aquí en la villa mariana, para trasladarme a nivel de sentimiento, a ese inicio festivo en La Aldea, ya que fueron 18 años de mi vida con muchas satisfacciones que ocupan un lugar muy grande en mi corazón.


P- Este año, Gran Canaria vive su cita anual con la Virgen del Pino, con el corazón encogido, debido a la tragedia aérea que nos ha sacudido en lo más profundo. ¿Se percibe también en Teror este sentimiento de tristeza que envuelve a la isla?
R- Y tanto, ya que la tragedia nos ha tocado muy de cerca. Por esto, espero, que todas las familias sientan que estamos con ellas, que si bien es cierto que son días de alegría festiva, no es menos cierto que, en estos días, el mensaje de la Virgen, su inmenso amor, los tiene a ellos como principales destinatarios, y sobre todo espero que sientan que no están solos, que en estos momentos los llevamos a todos en nuestros corazones.




P- En los últimos años se habla mucho de la pérdida de la fe, pero en fiestas como las del Pino, se sigue notando ese sentimiento principalmente religioso, que mueve a miles de personas y los trae hasta Teror.
R- Es cierto que la sociedad ha cambiado y que los valores religiosos no cotizan al alza a nivel general, pero en el día a día en esta parroquia, cuando llega tanta gente, no solo ahora para las Fiestas, sino durante todo el año, a ver a la Virgen, percibes que hay un profundo sentimiento religioso en mucha gente que es todo un mensaje de esperanza. La noche del siete al ocho de septiembre, aquí en Teror, es una experiencia indescriptible, porque palpas directamente la fe de muchos de los que hacen el camino de peregrinación. Por eso, esa noche, las puertas de la Basílica están abiertas. Con la Madre, nuestra Virgen del Pino, esperando a sus hijos, para recibirlos y abrazarlos.


P- Tal y como describe usted esta vivencia, se desprende que la Fiesta del Pino sigue teniendo un importante componente votivo.
R- Por supuesto que sí. Son muchas las promesas, son muchas las gentes que hacen promesas, son promesas muy variadas, constantes en el tiempo, y no en vano, las Fiestas del Pino son las fiestas Mayores de Gran Canaria. Además, creo que es muy importante destacar el carácter solidario de la fiesta, sobre todo en lo que se refiere a la Romería. Hay muchísima gente que se ve beneficiada por la Romería, ya que a ellos van las ofrendas que traen los municipios, y tal vez, no somos conscientes del bien que se hace con actos como el de la Ofrenda a la Virgen.


P-Ya para finalizar, ¿qué mensaje trasladaría a los romeros que vendrán este domingo, y a los peregrinos que visitarán Teror en los próximos días?
R- Que seamos capaces de guardar nuestra identidad unida a la religiosidad de la fiesta. Que vivamos estos días con alegría y que los cristianos seamos conscientes de que este encuentro con la Virgen es el camino que nos lleva a Cristo.


Noticias Relacionadas
Comentarios